Yugopedia - La información silenciada de UE y EEUU sobre Yugoslavia

Imagen

RSS

Navegación





Búsqueda rápida
»
Búsqueda avanzada »

PoweredBy
FUENTE

RATAS A LA CARRERA. EL VATICANO AL FINAL DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Lejos de ser un misterio histórico, la fuga de miles de proscritos nazis a América del Sur y otras partes del mundo es un hecho so bradamente documentado en el que se sabe que la Santa Sede tomó parte activa. Personajes tan siniestros como Pavelic, Klaus Barbie o Joseph Mengele partieron al exilio haciendo escala previa en el Vaticano. Mientras, en Croacia, los últimos ustashi esperaban que una oportuna intervención de la diplomacia vaticana propiciara la creación de un Estado croata independiente de Yugoslavia.

Cuando quedó claro que Zagreb iba a ser liberada por las tropas aliadas, los ustashi intentaron salvar todo lo que pudieron. A finales de abril de 1945, Pavelic, con plena autorización de su amigo Stepinac, ordenó que fueran llevados al Monasterio franciscano de Zagreb treinta y seis cofres con el macabro botín (joyas y dientes de oro, principalmente) requisado a las víctimas de la matanza de serbios, judíos y gitanos.1 Sin embargo, Pavelic retuvo consigo otros trece cofres para asegurarse su huida y un cómodo retiro.2



Los monjes escondieron el tesoro primero en una cripta debajo del altar mayor y, más tarde, en un agujero excavado bajo los confesionarios, donde permaneció hasta que fue recuperado por las tropas del mariscal Tito. Tras enterrar su botín, Pavelic partió al mando de mil quinientos leales en dirección a Austria,3 esperando contar con el amparo de los británicos y el Vaticano. Pero no contaba con ser hecho prisionero por los estadounidenses, que le venían siguiendo la pista desde su llegada a Austria. Consiguieron aprehenderle cerca de Saizburgo.

Sin embargo, cuando ya se estaban ultimando los preparativos para el juicio por crímenes de guerra, Stepinac y el arzobispo de Saizburgo intercedieron para que Pavelic fuera puesto en libertad. Finalmente, el criminal de guerra encontró cobijo entre los mismísimos muros del Vaticano, aunque su estancia fue corta. Para evitar el escándalo, Pío XII, consciente de que la victoria aliada había dado un vuelco a la política mundial, invitó a Pavelic a marcharse de la Santa Sede disfrazado de sacerdote en un automóvil con matrícula diplomática. Pavelic mantuvo la identidad falsa de sacerdote durante un tiempo bajo los alias de padre Benares o padre Gómez.4



1. Manhattan, Avro, The Vatican tíolocaust, op. cit.

2. Goñi, Uki, La auténtica Odessa. La fuga nazi a la Argentina de Perón, Paidós, Barcelona, 2002.

3. «Supreme Allied HQ to 6th and 12th Army Groups. Apprehension oí Croat Quislings», 5 de junio de 1945. Documento desclasificado del Ejército estadounidense.

4. Aarons, Mark, op. cit.



Los estadounidenses siguieron al escurridizo Pavelic, pero decidieron no actuar por deferencia hacia la Santa Sede. Los agentes de la contrainteligencia militar encargados del asunto así lo aclaraban en un informe:

«Los actuales contactos de Pavelic son a tan alto nivel, y su presente situación tan comprometedora para el Vaticano, que su extradición podría suponer un problema para la Iglesia católica».5

Más o menos por aquellas fechas, el padre Krunoslav Draganovic, secretario de la Confraternidad croata de San Girolamo, que formaba parte de la Pontificia Obra de Asistencia creada por Pío XII, una institución del Vaticano en Roma, recibía desde Croacia más de cuatrocientos kilos de oro6 que debían ser empleados «en la obra de asistencia y cuidado pastoral de los prófugos de Croacia». (Es decir, para ayudar a los antiguos ustashi a escapar de las autori dades aliadas en general y de los partisanos de Tito en particular.) En honor a la verdad, hay que reconocer que este oro no formaba parte del botín de las víctimas serbias y judías, como precisa mon señor Simcic, actualmente experto permanente de la Comisión Pon tificia Ecciesia Dei, y entonces colaborador de Draganovic:

Para esta operación caritativa tuvo a su disposición dos cajas de lingotes de oro sacadas por el Ejército en retirada del frente, ante el avance de los partisanos de Tito. Eran cajas del banco nacional croata, mientras que los bienes secuestrados a los judíos eran admi nistrados por la División del Ministerio de Seguridad Pública. Eran dos administraciones bien distintas.7



5. U.S. Army Counter Intelligence Corps. Destacamento en Roma. 12 de septiembre de 1947. Caso número 5650-A.

6. Dorril, Stephen, MI6; Inside the Covert Worid of Her Majesty's Secret Intelligence Service, Touchstone, Nueva York, 2000.

7. «¿Adonde fue a parar el oro de los croatas? Fuentes vaticanas acusan a Estados Unidos de superficialidad histórica». Agencia Zenit, 5 de junio de 1998.

OPERACIÓN CARITATIVA Parte de la «operación caritativa» de Draganovic —quien, por cierto, era subordinado del subsecretario de Estado Giovanni Battista Montini, que más tarde se convertiría en Pablo VI— consistió en arreglar, personalmente, la salida hacia Argentina de un buen número de criminales de guerra alemanes y croatas.8 El croata franciscano Draganovic no tenía por aquellos días un ex pediente demasiado limpio, ya que había sido oficial ustashi y había realizado conversiones forzosas de serbios.9 En 1943 Draganovic dejó atrás su agitada vida como ustashi y se incorporó al Vaticano.10 Así que no es de extrañar que mostrase cierto interés por salvar a sus antiguos camaradas.

Hubo un momento en el que no menos de treinta antiguos ustashi, incluyendo al propio Draganovic, se congregaron en el seminario de San Jerónimo (San Girolamo degli Illirici), cinco de los cuales, incluyendo a un sacerdote, estaban en la lista de los criminales de guerra más buscados." Otros se encontraban refugiados en diferentes instituciones católicas, como el Instituto Oriental. Existen, de hecho, informes confidenciales de los servicios de inteligencia estadounidenses de la época en los que, sin ambages, se califica el seminario de San Jerónimo como cuartel general de lo que quedaba de los ustashi.12 Los servicios secretos aliados no podían hacer nada, ya que San Girolamo, a pesar de encontrarse fuera de las murallas del Vaticano, tenía estatus de territorio de la Santa Sede.



8. Loftus, John y Aarons, Mark, The Secret War against the Jews: How Western Espionage Betrayed the jewish People, St. Martin's Griffin, Nueva York, 1997.

9. Headden, Susan, Hawkins, Daña y Rest, Jason, «A vow oí silence», U. S. News and Worid Report, 30 de marzo de 1998.

10. Cockburn, Alexander y St. Clair, Jeffrey, Whiteout: The CÍA, Drugs and the Press, Verso, Londres, 1998.

11. Phayer, John Michael, The Catholic Church and the Holocaust, 1930-1965, Indiana University Press, Bloomington, 2000.

12. «Rome Área Allied Command to the CIC», 8 de agosto de 1945. Documento desclasificado del Ejército estadounidense.

El huésped más ilustre de San Jerónimo fue Klaus Barbie, El Carnicero de Lyón, que le fue entregado a Draganovic en la estación de trenes de Genova por oficiales de inteligencia norteameri canos, que esperaban sacar partido de Barbie en el futuro. Dra ganovic obtuvo documentos de la Cruz Roja con apellido falso para él y su familia. Barbie y otros nazis se embarcaron en Genova, en marzo de 1951, con destino a Buenos Aires, para más tarde trasladarse a Bolivia. Y es que a comienzos de 1948, según se iban tensando las relaciones con la Unión Soviética, británicos y estadounidenses comenzaron a mirar con mejores ojos las opera ciones de encubrimiento del Vaticano, ya que algunos de los pró fugos poseían conocimientos técnicos, científicos, militares y de inteligencia que podían ser de gran ayuda durante la guerra fría.



De hecho, los estadounidenses establecieron su propia operación de contrabando de criminales de guerra —bajo el nombre de Operación Paperclip—, mediante la cual se hicieron con los servicios de científicos de primera fila, como Werner von Braun, que debería haberse sentado en el banquillo de Núremberg por sus experimentos con seres humanos en el centro de investigación aeronáutica de Peenemunde (Alemania), o el general Reinhard Gehien, que acabó ocupando un puesto de la máxima relevancia en la CÍA antes de hacerse cargo de los servicios de inteligencia de la República Federal de Alemania.

Otros criminales de guerra que obtuvieron refugio tras los muros del Vaticano fueron Franz Stangí, comandante del campo de exterminio de Treblinka (Polonia), Eduard Roschmann, El Carnicero de Riga, el general de las SS Walter Rauff, inventor de la cámara de gas portátil, Gustav Wagner, comandante del campo de Soribibor, y, sobre todo, el doctor Joseph Mengele, el Ángel de la Muerte del campo de Auschwitz.

Draganovic también colaboró con el gobierno argentino para posibilitar la llegada a ese país de los técnicos que el diseñador alemán Kurt Tank necesitaba para la fábrica de aviones de Córdoba. Estos también recibieron pasaportes de la Cruz Roja y fueron alojados en el convento de monjas Centocelle hasta que tomaron un avión de la Flota Aérea Mercante Argentina con destino a Buenos Aires. (A modo de curiosidad, diremos que aquellos refugiados que estuvieron escondiéndose en conventos de religiosas lo hicieron, en su mayoría, disfrazados de monjas. Tanto es así que en diversos conventos se pudo comprobar un súbito aumento en el número de hermanas, muchas de ellas con graves problemas hormonales a juzgar por lo rudo de su voz y sus ademanes, así como por su vello facial.) Sin embargo, este grupo llevaba consigo un regalo «sorpresa»: ni más ni menos que el criminal de guerra Gerhard Bohne, encargado del programa de eutanasia del Reich.

Así, toda una galería de siniestros personajes, desde Pavelic a Adolf Eichmann, consiguió sus pasajes hacia Argentina a través de la Santa Sede. En el caso concreto de Pavelic, Draganovic hizo una excepción y, tras proporcionarle un flamante pasaporte de la Cruz Roja, le acompañó personalmente hasta Buenos Aires junto a un nutrido grupo de antiguos camaradas ustashi.

Entre los fugados también hubo algunos —pocos— héroes de guerra genuinos que no fueron perseguidos sino por su extraordinario celo en el campo de batalla, como el coronel Hans Rudel, que a los mandos de su bombardero Stuka destruyó más de quinientos tanques soviéticos y hundió varios barcos. Perdió una pierna en combate, pero ello no fue impedimento para seguir luchando hasta el fin de la guerra. Rudel era buscado por la Unión Soviética y apareció en Bariloche, donde pronto se hizo conocido por sus grandes cualidades como esquiador.

EL MÉDICO HOMÓFOBO Otros no tenían un pasado tan glorioso, como el doctor Kari Vaernet, famoso por los «experimentos» que realizaba con homosexuales en el campo de concentración de Buchenwaid, donde, entre otras cosas, se dedicó durante una temporada a la cas tración de gays para reemplazar sus testículos por bolas de metal. Nada más llegar a Argentina, el homófobo doctor pasó a trabajar para el Ministerio de Sanidad y mantuvo una consulta en la bonaerense calle Uriarte. Los nazis de segunda fila, sin los re cursos ni los contactos necesarios para disfrutar de los servicios de la peculiar «agencia de viajes» que extraoficialmente funcio naba en San Jerónimo, tuvieron que arreglárselas por su cuenta y terminaron diseminados en países tan diversos como España, Siria, Egipto, Estados Unidos, Gran Bretaña, Brasil, Canadá y Australia. Entre unos y otros, se calcula que no menos de treinta mil prófugos consiguieron eludir la acción de la justicia.

Los servicios secretos estadounidenses siempre sospecharon que los nazis obtenían los pasaportes vaticanos que les permitían instalarse en su dorado retiro sudamericano previo pago de un importe no precisamente barato.13 Por otro lado, no todo este dinero acababa en las arcas de la Iglesia. Documentos del Departamento de Estado estadounidense desclasificados en 1998 señalan que el padre Draganovic se enriqueció personalmente con su «operación caritativa», cobrando cuantiosas cantidades a aquellos a los que proveía de documentación falsa.

Los servicios de inteligencia estadounidenses bautizaron el pasi llo de escape que el Vaticano facilitó a nazis y antiguos ustashi como ratline, la línea de las ratas,14 un término náutico que se refiere a los flechastes, «los cordeles horizontales que, ligados a los obenques, como a medio metro de distancia entre sí y en toda la extensión de jarcias mayores y de gavia, sirven de escalones a la marinería para subir a ejecutar las maniobras en lo alto de los palos».15

13. Aarons, Mark y Loftus, John, Ratlines, William Heinemann, Londres, 1991.

14. «The Fate of the Wartime Ustashi Treasure», informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Junio de 1988.

15. Diccionario de la Real Academia Española.

Es decir, la última parte del barco que se hunde cuando la nave se va a pique. El uso de este término para designar las operaciones que se realizaron y las redes que se establecieron para el rescate de algunos de los asesinos más sanguinarios de la historia europea no podía ser más apropiado.

Existen documentos argentinos que demuestran que en 1946 monseñor Giovanni Battista Montini contactó, al menos en dos ocasiones, con el embajador argentino ante la Santa Sede. En la segunda oportunidad, le transmitió la preocupación del papa por «todos los católicos impedidos de regresar a sus hogares debido a las probabilidades de ser objeto de persecuciones políticas», proponiendo la elaboración de un plan de acción conjunta entre Argentina y la Santa Sede. En ninguno de estos documentos existen referencias específicas sobre la exclusión de dicho plan de los responsables de crímenes de guerra.

Otro de los personajes importantes de esta trama fue el obispo austríaco Alois Hudal, que en 1948 escribió a Juan Domingo Perón pidiéndole cinco mil visados para soldados alemanes y austríacos. Se cuenta la anécdota de que durante una celebración navideña en 1947, Hudal dijo a un grupo de unos doscientos fugitivos nazis ocultos bajo su protección en el Vaticano: «Pueden confiar en que la policía no les encontrará: no es la primera vez que la gente se oculta en las catacumbas de Roma».

El mecanismo para obtener visados funcionaba de manera simple: la dirección de migraciones argentina otorgaba un permiso de desembarco bajo un nombre supuesto al solicitante, con el que el prófugo obtenía de la Cruz Roja un «documento de viaje». Luego, no había más que solicitar un visado en el consulado argentino y someterse a una «certificación de identidad» al llegar a Buenos Aires. En 1949 Juan Domingo Perón decidió que ni tan siquiera había por qué preocuparse de las apariencias y aprobó una amnistía mediante la cual aquellos que ingresaron con nombre falso en el país podían recuperar su identidad. Gracias a ello, los fugitivos más buscados del mundo lograron iniciar una nueva vida libre de preocupaciones. Entre estos criminales de guerra estaba Erich Priebke, miembro de las SS en Roma, acusado de la matanza de 335 personas en las Fosas Ardeatinas, que escapó bajo un nombre falso, recuperó su identidad en 1949 y vivió como ciudadano modelo en Bariloche, hasta que un equipo de la televisión norteamericana lo descubrió en 1995, precipitando su extradición a Italia.

Fue durante este proceso cuando entró en escena Licio Gelli, uno de los personajes clave en los manejos menos confesables del Vaticano durante la segunda mitad del siglo XX. Gelli tenía el perfil ideal para participar en la operación de exportación de nazis, ya que no sólo había sido oficial de enlace con la División SS Hermann Góring, sino que además contaba con múltiples contactos en la mafia, muy útiles a la hora de sacar a un hombre de Italia burlando la curiosidad de las autoridades o proveerle de toda clase de documentación falsa.16 Hay indicios de que Gelli pudo actuar en esa época como enlace entre los elementos italianos de las ratlines y ODESSA y Die Spinne (La araña), las dos organizaciones clandestinas de antiguos nazis que gestionaban la fuga y recolocación de criminales de guerra.



16. Yailop, David, op. cit.

ESPERANDO A LA CABALLERÍA Mientras, en Croacia, Stepinac había convocado una conferencia de obispos en Zagreb que tuvo como resultado la proclamación de una carta pastoral en la que los obispos incitaban a la población a levantarse en armas contra el nuevo gobierno del país. Los ustashi que no habían sido ejecutados o que no habían huido del país se echaron al monte formando una organización terrorista con el elocuente nombre de Los Cruzados. La bandera de la organización fue consagrada en la capilla de Stepinac. Muchos sacerdotes y monjes formaban parte de la organización, bien como militantes armados, bien desempeñando labores de espionaje y comunicación. Mucha de la información recogida por estos clérigos espías terminó en poder de los servicios secretos estadounidenses a través del Vaticano.17

La colaboración entre los estadounidenses y los rebeldes ustashi no es de extrañar si tenemos en cuenta que estos últimos esperaban una intervención norteamericana en Croacia. El propio Stepinac estaba convencido de que tarde o temprano se produciría.18 Quizá Stepinac tenía motivos para pensar así. A fin de cuentas, por aquellos días Pío XII mantenía una relación más que fluida con la cúpula militar estadounidense. Baste un ejemplo: en un solo día de junio de 1949 el papa recibió en audiencias sucesivas a cinco generales estadounidenses de primera fila.

17. Manhattan, Avro, The Vatican Holocaust, op. cit.

18. New Statesman & Nation. Londres, 26 de octubre de 1946.

VIDEOS SOBRE LAS RATLINES
ENLACES

ScrewTurn Wiki version 3.0.5.640. Some of the icons created by FamFamFam.