Yugopedia - La información silenciada de UE y EEUU sobre Yugoslavia

Imagen

RSS

Navegación





Búsqueda rápida
»
Búsqueda avanzada »

PoweredBy
Nacionalidades y etnias en Bosnia

Los primeros años de la década de sesenta se caracterizaron por un mayor desarrollo económico y político. En el 1961 se celebró en Belgrado una nueva conferencia de los Países No Alineados. Yugoslavia goza en esos momentos de un gran prestigio entre los países participantes, y Tito es considerado el líder indiscutible del Movimiento. Las diferencias entre Yugoslavia y el resto de países comunistas eran ya tan grandes que no hacían más que reforzar la importancia de la “vía yugoslava”.

En la segunda parte de la década de los sesenta se produjeron dos hechos centrales que trataremos más detenidamente. Por un lado, el reconocimiento de la nación de los musulmanes, en 1967; y por otro, las protestas callejeras de 1968.

Los musulmanes de la ex-Yugoslavia vivían en varias zonas. El grupo principal al que se dio el mencionado reconocimiento de nación era el de los musulmanes de Bosnia-Herzegovina. En su gran mayoría, se trata de eslavos islamizados, un fenómeno que se produjo durante los siglos de ocupación turca. Entre las obligaciones que los ciudadanos tenían con los turcos, la mas brutal era el llamado “tributo en sangre”: cada familia no musulmana tenía que entregar un hijo varón, que sería llevado a Estambul, a dedicar su vida al servicio en el ejército turco. Estos niños, llevados en la edad de siete años, jamás volverían a su tierra y, por supuesto, jamás volverían a ver su familia. Para evitar este “impuesto”, las familias cristianas (mayoritariamente serbias en el caso de Bosnia) tenían que aceptar el Islam, única posibilidad de salvar a sus hijos. Unos lo hicieron y, convertidos en musulmanes, pudieron vivir tranquilamente en los ciudades. Otros, que se negaron a islamizarse, no tuvieron más remedio que mudarse a los pueblos más lejanos, en el interior, donde intentaban salvar a sus hijos ocultándolos o incluso lesionándolos, de forma que quedaban inútiles para el servicio militar.

De estas mudanzas de los serbios a los pueblos del interior tenemos otra consecuencia en la historia reciente. Analizando los acuerdos de paz de Dayton, se aprecia claramente cómo los Serbios en Bosnia no han conservado ninguna ciudad grande en el reparto del territorio, a excepción de Banja Luka; además de que no controlan las principales vías de comunicación, ni tampoco las riquezas naturales. Todo esto es única y exclusivamente consecuencia del intento de salvar sus hijos durante los siglos de ocupación turca. Incluso el famoso puente sobre el río Drina, relatado con tanto éxito en la famosa novela de Ivo Andric, no es más que un agradecimiento a su pueblo de uno de estos muchachos llevados de sus casas. El puente habría sido construido con sus donaciones muchos años después.

Otra peculiaridad de los acuerdos de Dayton, que merece la pena ser comentado ahora, aunque luego lo haremos más extensamente, es el porcentaje del territorio a destinar para cada una de las tres etnias. Aparentemente conquistada por la fuerza, la República Serbia de Bosnia, con el 49% del territorio, sería según muchos comentaristas una concesión excesiva a los llamados agresores, los serbios. Sin embargo, antes de la guerra en Bosnia, los serbios, por ser población fundamentalmente rural, poseían más del 65% de la tierra de Bosnia. (VER MAPA)

Respecto al reconocimiento de los musulmanes, en 1967, como pueblo constituyente de la República Federal Socialista de Yugoslavia -con las ventajas que tal reconocimiento tenía-, debe ser observado cómo un paso más en la división y la debilitación de Yugoslavia. Considerar la condición religiosa, por sí sola, como elemento suficiente para reconocer un grupo como pueblo, es un gran error. Por ese camino de simplificación, podríamos considerar a todos los musulmanes del mundo como un único pueblo.

Mencionaremos de nuevo unas palabras del realizador Emir Kusturica sobre los musulmanes de Bosnia: “Cuando pienso en la manera como me lo han enseñado en Europa, y pensando en el futuro de los musulmanes bosnios, me pregunto que pasaría con ellos si les quitaran el kilim de la mezquita bajo los pies, porque se que se caerían. Por un lado, la vida política tiene que estar por encima de la religión, pero por otro lado los musulmanes (bosnios) podrían desaparecer si la religión abandonase la política. Es muy débil y controvertida la recién agrupada inteligencia de los musulmanes bosnios.” Esta declaración data de 1991, en los inicios de la crisis yugoslava, y es de un yugoslavo, Kusturica, de religión musulmana, que no ha querido imponer su condición religiosa por encima de su condición de ciudadano de Yugoslavia.

extracto del libro "KOSOVO. LA COARTADA HUMANITARIA" - Aleksandar Vuksanovic, Pedro Lopez Arriba e Isaac Rosa Camacho ISBN 84-8218-039-8, Ediciones VOSA, S.L. junio de 2001.

ScrewTurn Wiki version 3.0.5.640. Some of the icons created by FamFamFam.