Srebrenica-una visión diferente

Modificado el 2008/08/08 14:40 por Administrator — Categorizada como: Articulos sobre la manipulación de las Guerras de Yugoslavia, Artículos sobre Bosnia y Herzegovina, Teatro del tribunal de la Haya

ANIVERSARIO DE SREBRENICA REPUBLIKA SRPSKA

Srebrenica-una visión diferente

10.7.2004.



El pasado día 12 de febrero en el Tribunal de La Haya intervino como testigo de la acusación el general francés Philippe Morillon. Fue presentado como ultimo de los “testigos pesados” que, supuestamente ofrecerían las pruebas determinantes contra Slobodan Milosevic y su régimen. Concretamente, de el se esperaba el esclarecimiento del “genocidio contra los musulmanes ocurrido durante la caída de Srebrenica”.

Philippe Morillon es el general experimentado, el hijo de militar caído en la Segunda Guerra Mundial. El mismo participo en la guerra de Argelia donde se opuso a la decisión del presidente francés Charles de Gaulle de abandonar el territorio colonial, considerándolo “un acto de traición”. Miles de los argelinos fieles a Francia fueron asesinados tras la retirada francesa, lo que, para Morillon, confirmo la “traición” del presidente francés. Por ser un militar de grado medio, consiguió continuar su carrera militar para llegar a ser elegido al Parlamento Europeo en julio de 1999. Durante los año 1992 y 1993 fue el comandante de las tropas de la ONU en Bosnia. Su postura neutral le trajo pocas simpatías de los musulmanes bosnios. Sus tropas intervinieron en Srebrenica para impedir el debacle militar de Naser Oric y la caída de la ciudad a manos serbias. Convirtió a Srebrenica en un sitio protegido pero no consiguió desmilitarizarlo, condición estipulada en los acuerdos militares firmados entre las partes en conflicto y garantizadas por la ONU. Este incumplimiento significó el amparo seguro para las tropas de Oric que castigaban las poblaciones serbias alrededor de Srebrenica y luego regresaban a la ciudad donde les protegían las tropas de la ONU.



Resumiendo su declaración, la conclusión más importante es que la caída de Srebrenica fue la secuela directa de las masacres de la población serbia en los pueblos alrededor que cometían tropas bajo el mando de Naser Oric, estacionadas dentro de la ciudad y protegidas por la ONU. Morillon confirmó que se cometieron crímenes contra la población serbia y que el mismo presencio la exhumación de los cadáveres de los civiles y militares serbios con evidentes signos de violencia, torturados y mutilados. También testifico que casi todos los pueblos serbios en el área de Srebrenica fueron saqueados e incendiados.

“Primeros ataques inter-étnicos fueron los ataques contra los serbios. Me acuerdo del asesinato de una persona que estaba en una boda” dijo Morillon refiriéndose al asesinato de la primera victima de la guerra civil en Bosnia, el serbio Nikola Gardovic. Este fue asesinado por un pistolero musulmán llamado Ramiz Delalic llamado “El Calvo”, mientras asistía a la boda de su hijo en una iglesia ortodoxa de Sarajevo, construida en el siglo XI. Morillon mencionó también las masacres de las familias serbias cometidas durante el marzo y abril del 1992 por tropas musulmanas o por las croatas que cruzaban la frontera y entraban al territorio Bosnio a cometer horrendos crímenes. Centenares de serbios fueron asesinados incluso antes de empezar la “agresión serbia”. “Estos crímenes aumentaron el sentimiento de miedo” (de los serbios) dijo Morillon. En estos momentos, el miedo de los serbios no se basaba en paranoicos recuerdos de mitos ancestrales o más recientes, de la II Guerra Mundial. Se basaba en indiscriminados asesinatos motivados exclusivamente por la pertenencia étnica y religiosa que cometían los croatas y los musulmanes. Cuando Slobodan Milosevic le preguntó si tuviese cualquier información sobre los crímenes cometidos por los serbios en este periodo, Morillon contesto que no lo sabia, que había algunos rumores pero que el mismo no tenia datos al respecto. Continuando con esta respuesta, declaro que para el la guerra civil empezó con los ataques de las tropas musulmanas contra los efectivos del ejercito federal yugoslavo que todavía permanecía en Bosnia. El primer ataque de este tipo se produjo en Sarajevo cuando los musulmanes asesinaron varios soldados del ejercito en una columna que cumplía el acuerdo de retirase de Bosnia. Sus cuerpos fueron mutilados y desfigurados. “Me acuerdo, eso fue una masacre” respondió Morillon a la pregunta de Milosevic. Respetando el mismo escenario, los “buenos” atacaron las tropas del ejercito federal que se retiraban de Tuzla, el 15 de abril de 1992, matando 160 soldados e hiriendo 200. Uno de los líderes del ejército musulmán, Séfer Halilovic, en su libro publicado después de la guerra, sostiene que ya por estas fechas, el ejército de los musulmanes bosnios contaba con 120 mil hombres y sus primeras acciones fueron dirigidas contra el ejército y la población serbia para provocar su reacción. Entonces, eran todo menos desarmados e indefensos. Condenando la política de Estados Unidos en Bosnia, Morillon recordó que se insistía que el ejército federal yugoslavo abandonase Bosnia pero que mientras tanto, las tropas del ejército de la vecina Croacia ocupaban parte importante de su territorio. Evidentemente, se buscaba la intervención militar de Estados Unidos a favor de la causa musulmana en Europa. “Durante una recepción, un senador americano recién llegado me pregunto donde estaban los “chicos buenos”. Le conteste que, desgraciadamente allí no había “buenos”, que todos eran “malos”. Pillados en este circulo infernal, no tenían otra posibilidad.” En este contexto, Slobodan Milosevic comentó un discurso pronunciado en Nueva Delhi el 12 de abril de 1999 por el general indio Satish Cambiar que también participaba en las tropas internacionales en Bosnia: “Retratar a los serbios como los únicos malos y a todos los demás como buenos, es no solamente contra producente sino también deshonesto. Según mi experiencia, todas las partes fueran culpables pero únicamente los serbios podrían admitir que no fueron los ángeles mientras otros insistían en su inocencia. Con 28.000 soldados a mi disposición y estando en permanente contacto con el ACNUR y la CRI, no puedo testificar existencia de genocidio sino asesinatos y masacres de todos los bandos, propias para este tipo de conflictos.”



Morillon contesto afirmativamente también a la pregunta de Slobodan Milosevic si considera que este ejerció toda su influencia política para parar la guerra civil de Bosnia. A la pregunta si hubo tropas de los mercenarios mujahedines en las tropas del ejercito musulmán de Bosnia, Morillon dijo: “Si, les vi en acción.” Tratando el tema de mercenarios presentes en la guerra de Irak, William R. Polk en su reciente articulo “Una guerra muy privada”1 recuerda que según la convención de Ginebra2, los mercenarios son ilegales y no pueden tomar parte en ningún conflicto armado.

Slobodan Milosevic citó textualmente la parte de acusación contra Zacarias Moussaoui, implicado en los atentados de 11-S: “Al-Qaeda funcionó de varios grupos situados en diferentes países, incluyendo Bosnia.” En este momento, el juez Patrick Robinson le prohibió continuar, considerando estos datos irrelevantes. Quizás tenia miedo escuchar que uno de los participantes en los atentados de 11-S tenia el pasaporte bosnio? Igual como y su máximo superior, Osama Ben Laden, que de esta manera ha sido premiado por el presidente de Bosnia Alija Izetbegovic por aportar los mujahedines para el ejercito Bosnio. La siguiente pregunta de la acusación, formulada por Dermot Groome fue: “General, en su declaración he informado sobre muchos detalles relacionados con los ataques de tropas de Naser Oric, destacando el ataque de Nochebuena ortodoxa.” Morillon contesto: “Acción que menciona fue el causante de empeoramiento de la situación en la zona (de Srebrenica), sobre todo durante el mes de enero. En estos ataques tropas de Naser Oric destruyeron varios pueblos masacrando sus habitantes”.

A la pregunta de Groome sobre los prisioneros de guerra serbios capturados por los musulmanes, Morillon dijo: “Naser Oric fue el señor de guerra que gobernaba esta zona aterrorizando a su población. Creo que el consideraba esto como ley de esta terrible guerra, que no se podía permitir el lujo de tener prisioneros. Según mis recuerdos, ni tan siquiera se buscaba alguna excusa. Era una simple regla: Uno no puede estar rodeado con los prisioneros.”

Rechazar la toma de prisioneros, incluidos los que se entregaban voluntariamente, es un crimen de guerra según la Convención de Ginebra de 12 de agosto de 1949. Su articulo 40 dice textualmente: “Esta prohibido ordenar que no se pueden tomar los prisioneros”. ¿Qué legalidad defiende la señora Del Ponte si no actúa en este caso tan flagrante? “No me sorprendieron los serbios cuando me llevaron a un pueblo al lado de Bratunac para ver la exhumación de los cuerpos de una fosa común. Esto me ayudó a entender la altura hasta donde había llegado esta situación infernal. Me asustó la posibilidad de que estos lugareños de Bratunac intenten a vengarse por todo lo que atribuían a Naser Oric. En realidad, ellos pretendían vengar sus muertos de la Nochebuena.” Posteriormente, Bratunac ha sido objetivo de los mas violentos bombardeos por parte de la OTAN donde se utilizó uranio empobrecido. (articulo de Robert Fisk)



Concluyendo en el mismo tono, a la pregunta del juez Patrick Robinson “¿Esta diciendo Usted general que lo que paso en el 1995 fue la consecuencia directa de lo que hizo Naser Oric a los serbios dos años antes?” Morillon contesto: “Si. Si su excelencia, estoy convencido de ello.”



Este testimonio es otra prueba de falta de información que nos llega de La Haya, donde, por primera vez después de la II Guerra Mundial, esta procesado un régimen por los crímenes mas graves que se le pueden imputar. No pretendemos acusar ni defender a nadie, simplemente nos gustaría ejercer uno de los derechos mas elementales que nos ofrece la democracia, estar informados.

1 “La Vanguardia” 25 de abril 2004.

2 12 de agosto 1949.

original aqui