Yugopedia - La información silenciada de UE y EEUU sobre Yugoslavia

Imagen

RSS

Navegación





Búsqueda rápida
»
Búsqueda avanzada »

PoweredBy
Cuando tres oficiales del servicio de inteligencia exterior de Alemania, el Bundesnachritchtendienst (BND, por sus siglas en alemán), fueron arrestados en Prístina el 19 de noviembre, fueron saliendo a la luz las extensas operaciones secretas que prosperan en el "país" situado en el corazón de los Balcanes.

14.12.2008.

Tom Burghadrt (Traducción: Sinfo Fernandez)

El 14 de noviembre explotó una bomba colocada en la oficina del Representante Especial de la Unión Europea ubicada en el centro de Prístina. Aunque los daños fueron leves y no hubo ningún herido, los “cascos azules” de Naciones Unidas detuvieron horas después de la explosión a uno de los oficiales del BND tras observarle tomando fotos del edificio dañado. Dos de sus colegas esperaban en un coche vigilando la zona. El oficial nombró a esos dos colegas como testigos de que en el momento del ataque se encontraba en su oficina.

Esa oficina, identificada por la prensa como la “firma de seguridad privada” Logistics-Coordination & Assessment Service o LCAS, era en realidad una compañía tapadera de las operaciones del BND. Tres días después, se registraron sus locales y el trío fue finalmente arrestado y acusado por las autoridades de Kosovo de haber colocado las bombas en el edificio de la UE. Como consecuencia de los arrestos, el BND se vio obligado a admitir las verdaderas identidades de sus agentes y la auténtica naturaleza del LCAS.

El escándalo estalló provocando un conflicto diplomático entre Berlín y Prístina. El gobierno alemán tachó de “absurdas” las acusaciones y amenazó con cortarle los fondos al gobierno de Kosovo. La situación se convirtió en un espectáculo circense cuando se aparecieron las fotos del trío en la TV de Kosovo y en las portadas de los periódicos. Se pusieron en marcha los rumores y las historias oscuras, basadas en filtraciones que los observadores creían que salían de la oficina del Primer Ministro de Kosovo, el “ex” señor de la guerra Hashim Thaci, nominal dirigente del corrupto y criminal gobierno del estado satélite de Kosovo.

Uno de los oficiales del BND capturado por las autoridades, Andreas J., mostró muy escasas habilidades en su oficio. Entre los objetos recuperados por la policía, se hallaba el pasaporte operativo, además de un bloc de notas conteniendo información confidencial, muy clarificadora de la situación en Kosovo. Según la información aparecida en prensa, el bloc de notas recogía los nombres de los informantes del BND que estaban bien situados en el entorno del Primer Ministro. De esto se deduce que los arrestos fueron un acto de venganza de Thaci con objeto de abochornar al gobierno alemán.

Pero las cosas no siempre son lo que parecen.

El 29 de noviembre, el trío –Robert Z., Andreas J. y Andreas D.- se marchó de Kosovo en un vuelo especial rumbo a Berlín donde “tendrían que someterse a las preguntas de un comité de parlamentarios alemanes que habían mostrado interés por su caso”, según contó el Spiegel Online.

Más llamativo aún que un ataque violento en las calles de Prístina, una ciudad machacada por los asesinatos del hampa, los robos, los secuestros y los asaltos, es la procedencia misma de la bomba. Es decir, ¿por qué iban los agentes de la inteligencia alemana a atacarse a sí mismos? Pero antes de intentar contestar a esta pregunta, habría que tener en cuenta una siniestra historia que en relación al asunto levanta su fea cabeza.

Una agencia manchada por los escándalos

Si recogiéramos también las revelaciones aparecidas en agosto en la página de Internet que sirve para canalizar denuncias: Wikileaks, este último escándalo llega tras haberse lanzado otro golpe contra el BND, por el que se supo que la agencia de la inteligencia exterior alemana había espiado ampliamente a varios periodistas dentro de Alemania. Al igual que sus homólogos en la CIA, el BND tiene prohibido por ley actuar a nivel interior.

Según los documentos de Wikileaks, los periodistas que trabajaban para Focus Magazine y Der Spiegel habían colaborado en una confabulación de la agencia para tratar de averiguar sus fuentes, así como para obtener información sobre políticos de izquierda, incluidos los dirigentes del Partido del Socialismo Democrático Gregor Gyusi y Andreas Lederer.

En efecto, el periodista del Focus Magazine, Josef Hufelschulte, apodado “Jerez”, escribió artículos basados en información proporcionada por el BND “en un intento de conseguir una cobertura favorable”. El corresponsal del Wikileaks, Daniel Schmitt, y el editor de las investigaciones, Julián Assange, comentaron: “En general, el documento muestra que el nivel de colaboración al que han llegado determinados periodistas con las agencias de inteligencia se ha convertido en algo habitual, y también, en función de los intereses de los afectados, hasta qué nivel llega la aquiescencia”.

En noviembre, Wikileakspublicó un documentoposterior conseguido del gigante de las telecomunicaciones T-Systems. Además de revelar dos docenas de direcciones secretas de los Protocolos de Internet (IP, por sus siglas en inglés) utilizados por el BND para sus operaciones de vigilancia, el documento proporciona “Pruebas de un robot secreto del BND fuera de control explorando determinadas páginas de Internet. En 2006, los administradores del sistema tuvieron que prohibir las direcciones del IP del BVOE dominio de servidor para impedir que se pudiera destruir a los servidores”. Además, Wikileaks reveló las “actividades en relación a una web de servicios de prostitución en Berlín, ¿prueba que la seducción en el campo de la inteligencia, la famosa ‘trampa de miel’ de la Guerra Fría, sigue vivita y coleando?”.

Aunque el documento no explica con detalle quién estaba a cargo de la web de sexo de alquiler, uno no puede sino preguntarse si los sindicatos del crimen organizado de los Balcanes, incluidos los traficantes del sexo albaneses y kosovares están trabajando en tandem con el BND a cambio de que la agencia ignore el sórdido comercio de mujeres secuestradas.

Kosovo: Un narco-estado europeo

Cuando Kosovo proclamó su “independencia” en febrero, los medios occidentales aclamaron el provocativo desmembramiento de Serbia, una maniobra que completó la destrucción de Yugoslavia ejecutada por Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN, como medio ejemplar para llevar “paz y estabilidad” a la región.

Si por “paz” uno quiere referirse a la impunidad para las vandálicas organizaciones del crimen, o por “estabilidad” la libertad de acción sin cuestionamientos de las agencias de inteligencia y los ejércitos de EEUU y la OTAN, por no mencionar el saqueo a gran escala de las irresponsables corporaciones multinacionales, entonces, ¡sí que Kosovo es el no va más!

Desde su inicio, la escindida provincia serbia ha servido como puesto de avanzada militarizado para el empeño de las potencias capitalistas occidentales de extender sus tentáculos por el Este, cercando a Rusia y penetrando en las anteriores esferas de influencia de la extinta Unión Soviética. Como modelo-guía para las operaciones contemporáneas de desestabilización de la CIA en Georgia y Ucrania, los futuros miembros de la UE y “socios” de la OTAN, Kosovo serviría de advertencia para quienes sean lo suficientemente locos como para creer en los clichés estadounidenses sobre la “libertad” o en los sospechosos beneficios de la “globalización”.

El Campo Bondsteel, situado sobre las onduladas colinas y tierras agrícolas cercanas a la ciudad de Ferizaj/Urosevac, es el mayor complejo militar estadounidense en el continente europeo. Visible desde el espacio, además de servir como puesto de escucha de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) apuntando hacia Rusia y como centro operativo de la CIA en los Balcanes y más allá, algunos observadores creen que el cuaderno de notas de Andreas J. podría haber contenido también información relativa a que el Campo Bondsteel continúa sirviendo de “emplazamiento negro” de la CIA. Uno de los motivos de que haya salido a la luz la operación de inteligencia del BND puede deberse a los temores estadounidenses de que se hiciera pública la información tóxica que le afectaba, invalidando sus proclamas de que ya no lleva a cabo secuestros ni tortura a sospechosos de “terrorismo”.

Cuando los socios de la OTAN, Alemania y EEUU decidieron clavar una estaca en el corazón de Yugoslavia en los primeros años de la década de 1990 en los embriagadores y triunfalistas días que siguieron al fin de la Guerra Fría, su estrategia geopolítica no hubiera podido tener “éxito” sin la connivencia y muy activa asociación entre los rivales nacionalistas de Yugoslavia. Como el periodista de investigación Misha Glenny documentó:

Sin embargo, lo más impresionante de todo es ver cómo los gángsteres y políticos que alentaban la guerra entre sus pueblos, en privado cooperaban como amigos y estrechos socios comerciales. Los financieros y gángsteres croatas, bosnios, albaneses, macedonios y serbios actuaban realmente como ladrones. Compraban, vendían e intercambiaban todo tipo de productos, sabiendo que los altos niveles de confianza personal entre ellos eran mucho más fuertes que los transitorios lazos de nacionalismo histérico. Fomentaban esta ideología entre la gente corriente para enmascarar ante todo su propia venalidad. Como un comentarista describió: las nuevas repúblicas eran gobernadas por “un Cartel paraestatal que había emergido de las instituciones políticas, el partido comunista gobernante y sus satélites, el ejército, una variedad de fuerzas policiales, la mafia e intelectuales-cortesanos y con el presidente de la República en el centro de la tela de araña… El nacionalismo tribal era indispensable para el cartel como medio de pacificar a sus subordinados y como tapadera para la ininterrumpida privatización del aparato estatal. (“McMafia: A Journey Through the Global Criminal Underworld”, Nueva York, Alfred A. Knopf, 2008, pág. 27).

La descripción que hace Glenny de la convergencia de las elites políticas, económicas y de seguridad de la década de 1990 con las organizaciones del crimen organizado en las operaciones de la inteligencia occidental, es lo que define por excelencia el Estado profundo capitalista.

En “Deep Politics and the Death of JFK”, Peter Dale Scott describe cómo el Estado profundo puede caracterizarse por la “simbiosis entre los gobiernos (y en particular sus agencias de inteligencia) y las asociaciones criminales, especialmente de traficantes de droga, en la estabilización del terror de índole derechista en los casos de Vietnam, Italia, Bolivia, Afganistán, Nicaragua y otros lugares del mundo”. En efecto, las “revelaciones de las décadas de 1970 y 1980 sobre la ‘estrategia de la tensión’ evidencian que las agencias de inteligencia gubernamentales, cuando trabajan en comandita a nivel internacional, refuerzan su supervivencia fomentando la violencia, sobre todo en alianza con sujetos procedentes del narcotráfico”.

El análisis de Scott es quizá hoy más importante aún en el caso de “estados fallidos” como Kosovo, caracterizados por un saqueo económico a escala industrial, por la ausencia del imperio de la ley, por la dependencia de terroristas de extrema derecha (de las variedades tanto “religiosas” como “laicas”) para conseguir objetivos políticos; las organizaciones del crimen organizado, tanto como activos y ejecutores de la política occidental, y las elites compradoras son los socios internacionales preferidos de Washington.

Para las elites dirigentes de la ex Yugoslavia y sus aliados occidentales, Kosovo es una auténtica mina de oro. Situado en el corazón de los Balcanes, el gobierno de Kosovo está profundamente vinculado con las estructuras del crimen organizado: narcotráfico, contrabando de armamento, redes de ladrones de coches de lujo y tráfico humano que alimenta la “industria” de las esclavas sexuales. Esas operaciones están íntimamente unidas con las campañas de desestabilización estadounidenses y sus confidenciales e intermitentes vínculos con estructuras de inteligencia que incluyen a al-Qaida y otras bandas terroristas de extrema derecha. Como el periodista de investigación Peter Klebnikov documentó en el 2000:

Los traficantes kosovares envían heroína exclusivamente del Creciente Dorado Asiático. Es una fuente al parecer inagotable. En un extremo del creciente está Afganistán, que en 1999 superó a Birmania como el mayor productor mundial de opiáceos. Desde allí, la heroína pura pasa a través de Irán hasta llegar a Turquía, donde se refina, y después va a parar a manos de quince Familias, que actúan fuera de las ciudades fronterizas al margen de la ley que unen Macedonia, Albania y Serbia. No es sorprendente que el Ejército de Liberación de Kosovo haya prosperado también allí. Según el Departamento de Estado, cada mes pasan a través de Turquía de cuatro a seis toneladas de heroína. “Se pilla muy poco”, dice un funcionario. “Sólo descubrimos una fracción del total”. (“Heroin Heroes”, Mother Jones, enero-febrero 2000).

Las cosas no han cambiado mucho desde entonces. En efecto, el modelo de inteligencia de la CIA para operaciones secretas de desestabilización es una fórmula constante de “éxito”. Empezando en la década de los años 1940, cuando la mafia de Córcega se vinculó con la Agencia para aplastar al Partido Comunista Francés, hasta las sangrientas directrices actuales que vienen de Afganistán y Pakistán, los señores de la droga globales y los operativos de inteligencia van de la mano. Por lo tanto, no puede sorprendernos que, según un informe del Instituto Berlín para la Política Europea, el crimen organizado sea el único sector rentable de la economía kosovar. Casi la cuarta parte de la producción económica del país, unos 550 millones de euros, se deriva de las actividades criminales.

Aunque el papel de EEUU y sus socios de la OTAN son fundamentales en el drama que se desarrolla hoy, el asunto del BND también revela que bajo la cuidadosamente construida fachada de “unidad” occidental en la “Tierra de la Libertad”, se cuecen profundas rivalidades inter-imperialistas. Como el periodista socialista Peter Schwarz informa:

Las especulaciones sobre las circunstancias del “affair” no hacen sino extenderse, pero es muy dudoso que alguna vez pueda llegar a aclararse. Kosovo es una jungla donde campan por sus respetos diversos servicios secretos rivales. A este respecto, parece Berlin antes de la caída del muro. EEUU, Alemania, Gran Bretaña, Italia y Francia tienen todos considerables operativos de inteligencia en el país, trabajando a veces conjuntamente y otras veces los unos contra los otros. Además, en este país de sólo 2,1 millones de habitantes, hay estacionados unos 15.000 soldados de la OTAN y 1.500 oficiales de policía de Naciones Unidas, así como 400 jueces, oficiales de policía y de seguridad que pertenecen a la misión EULEX de las Naciones Unidas. (Peter Schwarz, “Kosovo’s Dirty Secret: The Background to Germany’s Secret Service Affair”, World Socialist Web Site, 1 de diciembre de 2008).

En esa jungla de contradictorios intereses y lealtades, son las organizaciones del crimen internacional, en estrecha proximidad –y en efímeras alianzas- con este o aquel servicio de seguridad, quienes llevan la voz cantante. Por ello es muy irónico que el gobierno de Thaci haya escogido como blanco al BND teniendo en cuenta, como el analista balcanés Christopher Deliso reveló:

En 1996, el BND alemán estableció una importante delegación en Tirana… y otra en Roma para seleccionar y entrenar a los futuros combatientes del KLA. Según Le Monde Diplomatique, “las fuerzas especiales en Berlín proporcionaron entrenamiento operativo, armamento, equipamiento para transmisiones y uniformes de color negro obtenidos en los almacenes de la Stasi, la policía secreta y de inteligencia de la antigua Alemania del Este”. La sede italiana reclutaba a inmigrantes albanos que llegaban por puertos tales como Brindisi y Trieste, mientras la inteligencia militar alemana, la Militaramschirmdienst, y el Comando de Fuerzas Especiales Spezialkräfte (KSK) ofrecían entrenamiento militar y provisiones al KLA en las remotas montañas Mirdita, al norte de Albania, controladas por el depuesto presidente Sali Berisha (“The Coming Balkan Caliphate”, Westport, Praeger Security International, 2007, pág. 37). Pero como Schwartz observó, ¿por qué iba a arriesgarse el gobierno de Thaci a enfrentarse al Estado alemán, teniendo en cuenta que, después de EEUU, Alemania “es el segundo mayor patrocinador financiero de Kosovo y que figuró entre los más importantes defensores de su independencia?”. En efecto, ¿por qué iba a hacerlo?

Según Balkan Analysis, el International Crisis Group (ICG), financiado por el Open Society Institute (OSI) del multimillonario George Soros, y estrechamente alineado con los “intervencionistas liberales” en EEUU, jugó un papel decisivo al sostener que EEUU y Alemania garantizarían la “futura estabilidad” y que convertirían al Cuerpo de Protección de Kosovo (TMK, por sus siglas en inglés), la organización sucesora del KLA, en un ejército bien equipado. A tal fin, EEUU y Alemania, además de armar el estado satélite vinculado con el crimen, han proporcionado fondos y equipamiento para un sofisticado centro de comunicaciones militares en la capital.

La especulación se extiende y los relatos contradictorios proliferan como las setas tras las lluvias cálidas. Una teoría dice que las altas autoridades políticas de Kosovo estaban furiosas por las críticas del BND vinculando a los capitostes del KLA, incluidos los colegas de Thaci y el mismo Primer Ministro, con el crimen organizado. Claramente, informa Schwartz, “en contraposición a la postura adoptada por la CIA”.

Entonces, ¿tiene que ver el asunto con una mera rencilla entre ladrones sobre cómo repartirse el botín?

La CIA: Drogas & matones internacionales

Como se ha indicado anteriormente, las operaciones secretas y programas de desestabilización estadounidenses dependen de redes remotas de provocadores de extrema derecha y señores de la droga (a menudo actores intercambiables) que facilitan el trabajo sucio para las elites políticas y corporaciones multinacionales estadounidenses. En toda la aventura de los Balcanes, la CIA ha hecho un uso liberal de las redes de narcotráfico preexistentes a la hora de armar al KLA y proporcionarle objetivos. Es curioso, sin embargo, que en sus pronunciamientos y análisis no se oiga ninguna voz discordante.

Según la CIA, bajo cualquier estándar que se quiera utilizar, la economía de Kosovo es un desastre, no obstante, eso no impide que la Agencia vea ¡“progresos significativos”!

En los últimos años, la economía de Kosovo ha mostrado importantes progresos a la hora de pasar a un sistema basado en el mercado pero, en cuanto a la ayuda técnica y financiera, es muy dependiente aún de la comunidad internacional y de la diáspora. Las remesas de la diáspora –situada principalmente en Alemania y Suiza- representan alrededor del 30% del PIB. Los ciudadanos de Kosovo son los más pobres de Europa, con unos ingresos medios anuales per capita de unos 1.800 dólares, más o menos la tercera parte de los de la vecina Albania. El desempleo –más del 40% de la población- es un grave problema que fomenta la migración exterior (Central Intelligence Agency, “The World Factbook”, 20 de noviembre de 2008).

Ni que decir tiene que hay un “hecho” innombrable que ha desaparecido del perfil de la CIA sobre el país, que es la abrumadora dependencia del estado satélite de la economía de mercado negro. ¡Supongo que eso es lo que Agencia quiere decir cuando alaba la transición de Kosovo a un “sistema basado en el mercado”! Pero como el ex investigador de la DEA y denunciante Michael Levine, autor de “The Big White Lie”, dijo a B92: una de las ramas del KLA estaba “vinculada con todos los narco-cartel conocidos de Oriente Próximo y el Lejano Oriente”, y que casi todos los servicios de inteligencia y policía europeos tienen archivos sobre “las conexiones entre los rebeldes étnicos albanos y el tráfico de drogas”. Y yo me atrevería a decir que, por extensión, con la CIA misma.

La manzana de la discordia que podría haber llevado a Thaci y a sus secuaces a vengarse de sus antiguos aliados alemanes era un análisis del BND de 67 páginas acerca del crimen organizado en Kosovo. Como Schwarz indicaba en el dossier, elaborado en febrero de 2005 y filtrado finalmente a la prensa, “acusa a Ramush Haradinaj (jefe de gobierno desde diciembre de 2004 a marzo de 2005), a Hashim Thaci (primer ministro desde enero de 2008) y a Xhavit Haliti, que ocupa la presidencia del parlamento, de estar profundamente implicados en el tráfico de drogas”.

Según el informe del BND, “En lo que se refiere a los actores clave (por ejemplo, Haliti, Thaci, Haradinaj), se dan los vínculos más estrechos entre política, comercio y estructuras internacionales del crimen organizado operando en Kosovo. Las redes criminales detrás de todo esto están fomentando la inestabilidad política. No tienen interés alguno en construir un estado funcional que pueda impedir su floreciente comercio”. (WSWS, op. cit.)

Haradinaj, un protegido de los estadounidenses, se convirtió en Primer Ministro en 2004. Sin embargo, se vio obligado a dimitir de su puesto en marzo de 2005 cuando el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia le acusó de crímenes contra la humanidad. Entre otras cosas, Haradinaj fue acusado de secuestrar civiles, de detención ilegal, tortura, asesinato y violación. Schwarz señala que se le absolvió en abril de 2008 por “falta de pruebas, después de que nueve de diez testigos de la acusación murieran violentamente y el décimo retirara su acusación después de escapar por los pelos de un intento de asesinato”. ¡Eso para que otra vez se te ocurra hablar de los tipos que ocupan cargos de poder!

El Instituto Berlin para la Política Europea, recogiendo pruebas reveladas por periodistas e investigadores acerca del control del tráfico de drogas por parte de quince familias albanesas del crimen, presentó acusaciones parecidas contra Thaci, afirmando que el poder real en Kosovo lo ostentan entre quince a veinte clanes familiares que controlan “casi todos los puestos sociales clave” y que están “estrechamente vinculados a los políticos importantes”.

Según el Spiegel, cuando la operación del BND se vino abajo con la posible connivencia de la CIA, se vio comprometida su red secreta de informantes, decisiva para llegar a conocer bien las interconexiones entre los actores estatales y el crimen organizado. El Departamento Cinco del BND, que se ocupa del crimen organizado, escribió un informe confidencial vinculando a Thaci como “figura clave en la red de la mafia albano-kosovar”.

El Departamento Dos, según el Spiegel, era responsable de la vigilancia de las telecomunicaciones. En 1999, la operación lanzada por el BND “Mofa 99”, un programa para pinchar los teléfonos destinada a los miembros de alto rango del KLA, sacó a la luz sus vínculos con las más que cuestionables organizaciones criminales y aliados islamistas de al-Qaida. El programa tuvo tanto éxito, según Spiegel, que desde entonces, “el BND ha venido manteniendo una amplia red de informantes entre funcionarios de alto rango del KLA y la administración kosovar”.

¡Funcionarios en posesión de secretos peligrosos y verdades inconfesables!

Como el investigador y analista Michel Chossudovsky escribió en 2001, entre las “verdades incómodas” que los medios occidentales no habían explorado estaba la estrecha proximidad de bandas terroristas islamistas de extrema derecha y operaciones estadounidenses de desestabilización planetaria.

Desde la guerra afgano-soviética, reclutar muyahaidines (“guerreros sagrados”) para combatir en guerras secretas en nombre de Washington se convirtió en parte integral de la política exterior estadounidense. Un informe del Congreso de EEUU reveló cómo la administración estadounidense –con el asesoramiento del Consejo de Seguridad Nacional dirigido por Anthony Lake- había “ayudado a convertir Bosnia en una base islámica militante”, fundamental para el reclutamiento, a través de la denominada “Red Islámica Militante”, de miles de muyahaidines del mundo musulmán.

En Kosovo, Serbia del Sur y Macedonia se ha venido copiando desde entonces el “modelo bosnio”. Entre los mercenarios extranjeros que ahora luchan con el KLA-NLA hay muyahaidines de Medio Oriente y de las repúblicas centroasiáticas de la extinta Unión Soviética, así como “soldados de fortuna” de diversos países de la OTAN, incluyendo a Gran Bretaña, Holanda y Alemania. Algunos de estos mercenarios occidentales habían combatido previamente con el KLA y el Ejército Musulmán Bosnio. (Michel Chossudovsky, “Washington Behind Terrorist Assaults in Macedonia”, Global Research, 10 de septiembre de 2001).

Siete años después, uno puede lanzar la hipótesis de que el BND interfirió en el terreno de la CIA y que el íntimo “entendimiento” de inteligencia de esa Agencia con la Mafia vinculada a los combatientes del KLA y los activos de al-Qaida habría llevado a sabotear las operaciones del crimen organizado del BND, ¡no se trata precisamente de que las manos del servicio de la inteligencia militar alemana estén más limpias!

Aunque nunca podamos llegar a conocer los hechos que han rodeado este curioso affair, una cosa es cierta: que los poderosos gangster de la mafia seguirán cumpliendo su papel de proveedores de dinero negro, activos de inteligencia y “agentes de influencia” de la CIA. Las administraciones van y vienen, pero al igual que la maternidad y que el pastel de manzana, ¡los trabajos oscuros del Estado profundo estadounidense son una verdad eterna con la que Vds. tendrán que seguir contando!

ScrewTurn Wiki version 3.0.5.640. Some of the icons created by FamFamFam.