Yugopedia - La información silenciada de UE y EEUU sobre Yugoslavia

Imagen

RSS

Navegación





Búsqueda rápida
»
Búsqueda avanzada »

PoweredBy
A dos horas de la zona de Macedonia en la que vive una importante minoría albanesa, grupos paramilitares montaban guardia en un pequeño y pacífico poblado macedonio. Cuando se les preguntaba de qué era de lo que se protegían la respuesta era directa: de los albaneses. La escena de los civiles armados con rifles de asalto cuidando la entrada del barrio cristiano ortodoxo mientras los niños jugaban sin prestarles atención, era parte del paisaje en la Ex República Yugoslava de Macedonia cuando se escribió un artículo publicado por este suplemento el 19 de agosto de 2000 sobre la situación de los Balcanes. Aunque el cuerpo central del informe estaba compuesto por la mirada in situ de un periodista uruguayo sobre la crisis de Kosovo, se incluía un pequeño recuadro en el que se leía que "la próxima crisis puede ser en Macedonia".

Allí se hablaba de las tensiones entre albaneses y macedonios, que comparten el país en una tensa convivencia que se refleja en la división de la capital por el río Vardar, una de cuyas orillas está habitada por los macedonios cristianos, en tanto que la otra es la de los albaneses musulmanes. Siete meses después la predicción parece haberse cumplido. Una guerrilla formada por ex combatientes del Ejército para la Liberación de Kosovo (ELK) penetró en el territorio de Macedonia y tomó la ciudad de Tanuseva este 7 de marzo. En la mitología de los sectores radicales albaneses, Macedonia Occidental integra, al igual que Kosovo y que una parte de Grecia, la llamada ‘Gran Albania’, un país que nunca existió como tal pero que justifican por la presencia de población emparentada étnicamente y por las supuestas raíces ilirias de los albaneses de hoy. ==== Ampliando el mapa====

Fuentes de la Alianza Atlántica (OTAN) calculan que no fueron menos de doscientos los guerrilleros albanokosovares que tomaron la localidad macedonia de Tanuseva, situada dos kilómetros al sur de Kosovo. Al mismo tiempo, pero cinco kilómetros al norte de Kosovo, en pleno territorio serbio, otra guerrilla albanokosovar busca imponer su control sobre una zona desmilitarizada. El objetivo parece ser claro: ampliar el mapa de Kosovo a las zonas de Serbia y de Macedonia que están habitadas por albaneses.

El tema no es nuevo. Dejando de lado los alegatos históricos que remontan el problema a la época de las invasiones otomanas de hace más de quinientos años, es posible encontrar en la última década numerosas advertencias sobre la situación precaria de la nueva cuestión macedonia, que en este caso no enfrenta a los macedonios yugoslavos con los búlgaros como ocurrió a principios de siglo, sino con los albaneses. En 1993 Zlato Bajer, redactor en jefe de Vecher -el diario de mayor circulación en Skopje- le decía a un periodista estadounidense: "Esta es la zona más volátil de los Balcanes, somos una nueva nación rodeada de viejos enemigos. Tenga usted en cuenta que somos un Kosovo pacífico: el 23 por ciento de la población macedonia es albanesa y su tasa de natalidad es mucho más elevada que la nuestra. Nos aguarda un destino parecido al de los serbios en su patria histórica". La patria histórica de los serbios es Kosovo, provincia que fue la cuna de su nación y en la que una minoría albanesa con una tasa de natalidad muy superior se conviritió con el paso de las décadas en el noventa por ciento de la población; los nacionalismos radicales hicieron el resto. Bajer agregaba en aquella entrevista: "Con el derrumbamiento de Yugoslavia, Macedonia vuelve a ser un peligroso y tentador vacío".



La actual Ex República Yugoslava de Macedonia se independizó en 1991 y tiene ese largo e insólito nombre de compromiso ya que Grecia se negó a que el nuevo país fuera reconocido internacionalmente como Macedonia, por ser ese el nombre de la provincia griega del norte. La separación de la antigua Yugoslavia fue la única que se produjo de modo pacífico. Tomando en cuenta el fuerte componente religioso de los nacionalismos balcánicos, una de las razones pudo haber sido que los serbios preferían concentrar sus fuerzas en las guerras contra los bosnios musulmanes y contra los croatas católicos, que enfrentarse a los macedonios con los que compartían la religión cristiana ortodoxa. También puede haber ayudado a la secesión pacífica que la comunidad internacional hiciera lo que no hizo en Bosnia ni en Croacia: enviar una fuerza preventiva de cascos azules a la frontera del país recién creado. Y sin duda no fue menor el hecho de que el sur de Serbia esté poblado por una base social hostil a los propios serbios; seguramente Belgrado temió que los albanokosovares pudieran aliarse a los albaneses de Macedonia y provocar una guerra civil al estilo de la de Bosnia, obligando a los serbios a pelear en dos frentes.

El temor de una alianza entre los albanokosovares y los albaneses de Macedonia fue lo que ocho años después de la independencia llevó a sectores macedonios a protestar por la llegada de refugiados desde Kosovo. Temían que los 300 mil albanokosovares que huían de las tropas de Milosevic cambiaran el balance étnico de Macedonia, donde oficialmente hay un veintitres por ciento de albaneses y un setenta y cinco por ciento de macedonios, aunque fuentes independientes estiman que los albaneses podrían estar cerca del cuarenta por ciento.

Cualquier porcentaje, sin embargo, es engañoso. El principal riesgo de este equilibrio radica en su falta de uniformidad. No se trata de un veintitres por ciento, o un cuarenta, distribuido en todo el país. De ser así podría hablarse claramente de una mayoría macedonia y una minoría albanesa compartiendo el mismo territorio. La realidad muestra que en Macedonia Occidental los albaneses son mucho más de la mitad de la población, llegando en algunas zonas a bordear el noventa por ciento. Esta distribución, por registrarse en las fronteras con Albania y con Kosovo, alienta a los nacionalistas radicales a proclamar su integración a la ‘Gran Albania’ . Transformar esta composición étnica en base social de un grupo armado, es lo que seguramente estaba en los planes de los guerrilleros albanokosovares cuando el 7 de marzo decidieron penetrar en territorio macedonio.

==== Gobernando con el enemigo====

Las fuerzas armadas macedonias podrán retomar el control de la situación si es que no se produce el alzamiento de los albaneses de Tetovo con el que soñaban los guerrilleros albanokosovares. La causa del pronóstico no radica en el poder de fuego del ejército macedonio, que de no ser por los fusiles entregados por el gobierno alemán no serían otra cosa que unos diez mil soldados mal pertrechados, sino en la actitud tomada por los líderes políticos de los albaneses de Macedonia que se apresuraron a condenar el ataque de la guerrilla y llamaron a sus bases a mantenerse al margen de los combates. Pero el tiempo parece correr a favor de los guerrilleros. Cumplida la primer semana de combates la posición del liderazgo albanés ya no era tan monolítico. El rector de la Universidad de Tetovo, Fadil Sulejmani, dijo a El País de Madrid el sábado pasado: 'No tenemos otra salida que tomar las armas para defendernos y defender la cultura albanesa frente a los macedonios eslavos'

En la época de la Yugoslavia comunista, liderada por Josip Broz ‘Tito’, tanto los albaneses de Kosovo como los de Macedonia estaban en una mejor situación que en la actualidad. Los primeros tenían una autonomía que los convertía casi en una república más de la Federación, derecho que les fue quitado por Milosevic y que contribuyó a azuzar el fuego del conflicto que desembocó en 1999 en los bombardeos de la OTAN; en tanto que la constitución de la vieja Yugoslavia les daba a los albaneses el mismo estatus que a los macedonios, considerando a Macedonia como una república de dos naciones. La independencia macedonia de 1991 no sólo borró de la carta magna las referencias al socialismo sino que también eliminó a los albaneses, relegándolos a la posición de ‘minoría’. Las cosas parecieron empeorar luego de las primeras elecciones, que fueron ganadas por un partido manifiestamente anti-albanés. Sin embargo, diferentes hechos políticos y crisis parlamentarias llevaron a que la situación cambiara radicalmente en 1999, a pesar que el partido triunfante en los comicios de ese año fue el mismo de aquellos comienzos tan poco auspiciosos para los albaneses. Los antiguos enemigos se convertían en aliados, y los albaneses obtenían puestos ministeriales y la promesa de solución a los problemas étnicos más urticantes, como el de la universalización del derecho a recibir educación en la propia lengua. La etnia mayoritaria, los macedonios, no se mostraron demasiado entusiasmados por estas alianzas realizadas a nivel de cúpulas.

Como escribía Duncan Perry en el número de marzo de 2000 de Current History, "la memoria histórica de los abusos de los musulmanes otomanos sobre los macedonios cristianos" hace a los albaneses, de religión musulmana, sospechosos de una culpa ancestral que se suma al temor de que, al igual que les ocurrió a los serbios en Kosovo, los macedonios sean algún día superados en número por los albaneses dentro de su propio país. Si bien los ingredientes para el estallido existen, la nueva situación de cogobierno parece insinuar que los combates de Tanuseva no serán la chispa que lo encienda. La decisión de la OTAN de solicitar a las tropas del nuevo gobierno serbio que se hagan cargo de la lucha contra la otra guerrilla albanesa, el llamado Ejército de la Liberación de Presevo, Medveda y Bujanovac (ELPMB) que actúa en el sur de Serbia, parece completar un panorama poco auspicioso para quienes pensaron que la intervención occidental daría por resultado un Kosovo independiente, primer paso para la creación de la ‘Gran Albania’.

Artículo de Roberto López Belloso publicado en el suplemento Quepasa (Diario El País) el 24 de marzo de 2001

ScrewTurn Wiki version 3.0.5.640. Some of the icons created by FamFamFam.