Yugopedia - La información silenciada de UE y EEUU sobre Yugoslavia

Imagen

RSS

Navegación





Búsqueda rápida
»
Búsqueda avanzada »

PoweredBy
18.8.2004.

Un informe del servicio secreto italiano asegura que los extremistas ganan apoyo entre la población

Un informe del Servicio de Inteligencia y Seguridad Militar de Italia (SISMI) al que ha tenido acceso LA RAZÓN alerta de que la denominada «dorsal verde europea», una zona transfronteriza que une a las poblaciones musulmanas de la región balcánica y que recorre cinco países desembocando en el Mar Negro, junto a Turquía, es objetivo del fundamentalismo islamista para penetrar en el corazón de Europa. Advierte que, tras años de inestabilidad, los extremistas islamistas están ganando apoyos en esta región a un ritmo vertiginoso, debido a la financiación de países como Arabia Saudí.

Ángel Villarino Roma- Los grupos armados islamistas no son ninguna novedad en los Balcanes. Existen desde antes de la caída del régimen soviético y jugaron un papel importante durante la desintegración de Yugoslavia. Tanto es así que los «muyahidin» de entonces están considerados hoy «veteranos» del universo Al Qaida.

En 1996, el partido Republicano de EE UU presentó en el Congreso un informe en el que acusaba a la Administración Clinton de «ayudar a convertir Bosnia en una base militante islamista». Lo cierto es que los países árabes fundamentalistas, capitaneados por Arabia Saudí, han estado exportando el islamismo integrista a los Balcanes desde hace décadas. Además de abastecer a las guerrillas, han levantado mezquitas, escuelas coránicas e institutos culturales islámicos y, aprovechando las carencias en las estructuras institucionales y la inestabilidad política, han lanzado su prédica fundamentalista.

Un discurso que está echando raíces cada vez más profundas. Un informe del Servicio de Inteligencia y Seguridad Militar de Italia (SISMI) asegura que la situación se está agravando. La revelación tiene una credibilidad añadida ya que Italia es un de los países con más presencia militar y estratégica en el área balcánica, por lo que sus servicios secretos se encuentran entre los mejor informados al respecto.

Sus conclusiones son contundentes: «El extremismo islamista está aumentando progresivamente su presencia en el área a través de la financiación de numerosas ONG y gracias a la militancia creciente en ciertas organizaciones subversivas». «El fenómeno», continúa el texto, «comporta el riesgo de una progresiva desestabilización del área y la creación de nuevos comandos armados que pueden caer en la órbita del terrorismo internacional».

El país más afectado por esta progresiva radicalización es Bosnia-Herzegovia, donde más de un 40 por ciento de la población es musulmana. Antes de la desintegración de Yugoslavia, eran pocos los bosnios musulmanes que hablaban del estado teocrático o de la ley coránica. Hoy, el radicalismo, aún siendo minoritario, afecta ya a una parte importante de la población. Se trata de un creciente grupo de musulmanes que no ve tan clara la diferencia entre Estado y religión y que juega cotidianamente en el polvorín de las diferencias étnicas y religiosas del país. Los servicios de Inteligencia italianos subrayan «la creciente peligrosidad de los veteranos de la Yihad internacional que viven en Bosnia», así como el hecho de que «una creciente proporción de la población joven es muy sensible a la causa islamista y está acostumbrada a convivir y a apoyarse económicamente en una estructura de redes organizadas de asociaciones fundamentalistas y criminales».

La región autónoma de Kosovo, aún perteneciente al Estado de Serbia-Montenegro, es otro de los lugares donde se está multiplicando el integrismo. El propio Ejército de Liberación Kosovar, el grupo que plantó cara a Milosevic en los años duros de la limpieza étnica, es una organización armada con vocación fundamentalista, que ha recibido el apoyo material del integrismo islamista y el paraguas ideológico de la Yihad. De hecho, los independentistas albano–kosovares todavía no han depuesto las armas, pese a que la región está administrada desde hace cinco años por las fuerzas internacionales. El servicio de inteligencia italiano aclara que «se ha confirmado el rol de la provincia de Kosovo como centro propulsor del irredentismo armado pan–albanés que sufre la región, lo que ha provocado la aparición de peligrosas asociaciones entre el nacionalismo albanés, el extremismo islamista y los intereses criminales».

No menos peligrosa resulta la inestabilidad constante y la interminable crisis económica de la vecina Macedonia, un país donde el SISMI ha conseguido identificar «una fuerte instrumentalización de la mala coyuntura económica, política y social por parte del fundamentalismo». Todo ello está provocando «peligrosas relaciones entre bandas integristas y organizaciones criminales», concluye el informe del servicio secreto.

http://www.larazon.es/noticias/noti_int4892.htm

ScrewTurn Wiki version 3.0.5.640. Some of the icons created by FamFamFam.